Un lugar lleno de historia

Alojamiento con encanto en Valderrobres

Un lugar de parada y fonda desde el siglo XIV, aunque hasta finales del siglo XVIII no contamos con datos que constaten su uso como fonda. Fue levantado en la Baja Edad Media, en el siglo XIV. La Fonda preside la entrada al centro histórico de Valderrobres, junto al artístico y emblemático portal de San Roque, que la une a la esplendida Casa Consistorial del municipio.

Se trata de un noble edificio medieval, que se convirtió en lugar de estancia, desde sus más antiguos orígenes, por donde han pasado reyes, obispos, generales - el famoso general Cabrera tuvo aquí su morada durante su paso por Valderrobres -, y muchos más personajes ilustres que anduvieron entre las robustas piedras que están repartidas por todo el caserón. Más recientemente ha tenido visitantes famosos del mundo del cine y la literatura, entre los que podemos destacar a Paco Rabal, Jorge Sanz, Maribel Verdu, Loles León o Fernando Sánchez Drago, Joan Perucho, Josep Mª Espinas y Javier Sierra.

 

La Fonda ha sido muy importante en la historia de Valderrobres, tal y como lo demuestra que una de las calles más importantes de la población, la Santiago Hernández, se llamó durante muchos años calle del Mesón. Originariamente fue la sede del Justicia y de los notarios de la población. Desde su construcción fue un punto muy destacado, pasando por muchas manos desde el Obispado de Zaragoza a la Familia Figuera, fundadora de la fábrica Fort de Valderrobres, a la familia Blanc hasta los actuales propietarios Sebastián Gea y Trini Gil.